¿Por qué existen?

En 1987, en el Informe Brundtland, se definió el desarrollo sostenible como aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, asegurando el equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social.

Fue entonces cuando surgió la pregunta: ¿Cómo medimos este desarrollo sostenible en todos los sectores? Tres años después, nació la certificación BREEAM como una guía para evaluar la sostenibilidad en la construcción. Esta fue la primera certificación de su tipo, pero después de ella surgieron muchas más. Hablaré de ellas más adelante.

¿Qué son las certificaciones?

Las certificaciones sostenibles son sistemas estructurados para evaluar y garantizar que los edificios cumplan con estándares específicos de sostenibilidad o bajo impacto ambiental. Dependiendo de la certificación, se pueden evaluar todas o algunas de las etapas de un edificio: diseño, construcción, operación o disposición final.

Las circunstancias de cada país influyen en la manera en que se abordan estas evaluaciones y en el peso asignado a los distintos criterios. Los objetivos de las certificaciones son diversos y no siempre aplicables a todos los tipos de edificios. Sin embargo, en general, todas buscan mejorar la eficiencia en el uso de la energía y el agua, reducir la energía embebida en los materiales y disminuir los impactos ambientales negativos, especialmente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Las certificaciones sostenibles no son obligatorias; su propósito es avalar el desempeño adecuado de los edificios, proporcionando a usuarios, inversionistas y desarrolladores la certeza de que la construcción cumple con una calidad adecuada a sus necesidades, siempre y cuando se apliquen los criterios de diseño propuestos. Al optar por una certificación, es fundamental elegir cuidadosamente, analizando los parámetros que se evalúan y considerando su pertinencia y alineación con los objetivos del proyecto.

Este proceso no solo asegura el cumplimiento de altos estándares de sostenibilidad, sino que también promueve prácticas de construcción responsables que benefician tanto a la sociedad como al medio ambiente.

Ventajas

Certificar un edificio no solo brinda un distintivo de ser sostenible y cumplir con buenas prácticas. A continuación te comparto algunas de las ventajas más representativas.

  1. Garantía y reconocimiento internacional: La obtención de una certificación sostenible asegura una garantía de calidad para el cliente, respaldada por entidades independientes de terceros. Muchas de estas certificaciones son reconocidas a nivel global, lo que añade un prestigio considerable a cualquier proyecto.
  2. Elemento diferenciador en el mercado: Las certificaciones sostenibles pueden reducir significativamente los costos de consumo y mantenimiento, ofreciendo una ventaja competitiva en el mercado inmobiliario. Esta diferenciación no solo optimiza los costes operativos, sino que también potencia el valor del inmueble en comparación con propiedades no certificadas.
  3. Guías de buenas prácticas: Actúan como hojas de ruta para integrar prácticas sostenibles en todos los aspectos del diseño y construcción. Establecen parámetros claros que facilitan la evaluación y mejora continua en las dimensiones de sostenibilidad del proyecto.
  4. Claridad en el proceso: Proporcionan un marco definido que todos los involucrados en el proyecto pueden seguir. Esto asegura que los equipos de diseño y construcción comprendan claramente los pasos a seguir para alcanzar los estándares de sostenibilidad requeridos.

¿Crees que hay alguna otra ventaja? Me encantaría leerla en los comentarios.

Tipos de Certificaciones

En este blog continuaré compartiendo información detallada sobre las certificaciones más destacadas en el mercado, enfocándome especialmente en aquellas con alcance mundial. Sin embargo, también considero importante mencionar certificaciones específicas de países como Colombia, Chile y México, que están haciendo importantes contribuciones al mejoramiento del sector de la edificación en sus respectivas regiones.

Espero que este artículo sobre certificaciones sostenibles haya sido de tu interés, especialmente si estás considerando aplicarlas en algún proyecto.

Gracias por leerme, y si quieres apoyar este proyecto de formación, no te olvides de compartirlo con tu red. Me estarás ayudando a seguir con este proyecto.

Adaliz Sayago

También podría interesarte...

Leer más
Arquitectura bioclimática. Segundo principio
Leer más
Arquitectura vernácula: El primer principio
¡ Inscríbete a mi Newsletter!