No sé si estás en verano, otoño o invierno en tu país, pero mientras escribo este artículo me encuentro en el invierno de Camboya. Estoy a una temperatura de 32ºC con una humedad del 45ºC en la ciudad de Phnom Penh, que es la capital de este país. Y mientras yo voy vestida con una camiseta de manga corta y pantalones ligeros, mis amigos que viven en Barcelona (ciudad donde vivo oficialmente) están a 10ºC con el radiador encendido y su taza de café en la mano.

Yo muero de calor, ellos de frío. Ni ellos ni yo estamos en confort. Confort es aquello que produce bienestar en un individuo y que lo conduce a una sensación agradable de permanecer en un espacio concreto. 

¿Y esto que quiere decir? Te daré una pista, estamos construyendo casas o edificios para que lo vivan personas. Y por tal motivo, el confort de estas personas debería de importarnos y ser nuestra máxima prioridad. 

Cuando diseñamos un proyecto, tenemos claro que debemos cuidar la orientación, la normativa y tener un cuadro de necesidades de nuestros clientes: son una familia de 4 personas, que necesitan tal espacio y que realizan tales actividades. Puede ser que tengan predilección por algún color, algunos materiales o algún diseño que vieron en alguna revista. Y esto aunque nos ayuda mucho a tener una idea del diseño que podemos generar, a veces cumplir al 100% los deseos de nuestros clientes, puede tener un efecto contraproducente en su confort y por lo tanto en su bienestar dentro de su vivienda. Es por eso que tu debes ser el experto o la experta para aconsejarlos de la mejor manera de cómo debe ser su casa ideal y para eso debes de tener muy claro que es el confort, cómo medirlo y que tipos hay.

Antes de continuar, es importante decirte que el confort es muy subjetivo, y lo que para ti puede ser confortable para tu pareja, hijo, padres no lo es. No se tú, pero en mi caso, mi pareja siempre tiene calor mientras yo tengo frío. Soy mexicana y me ha costado mucho adaptarme al invierno de Barcelona. Y mientras el sale a la calle solo con un pequeño sueter, yo salgo con 5 capas y aún así sigo teniendo frío. Pequeña nota personal: comprar ropa térmica de calidad. Pensé que toda la ropa térmica era igual, pero no es verdad. Invertir en estas prendas puede hacer una gran diferencia. Pero volviendo... sabiendo que es imposible cumplir el 100% las expectativas de la gente y todos los usuarios, debemos evitar como proyectistas generar espacios que puedan afectar la actividad del usuario en el edificio, así como su rendimiento, su descanso y lo más importante su salud.

Relación entre confort y salud

Se calcula que más del 90% de nuestro tiempo lo pasamos en espacios interiores. Esto según un estudio de Velux que se llama Indoor generation. Así que si pasamos tanto tiempo en interiores, nuestro papel como arquitectos o arquitectas es muy importante para dotar a nuestros clientes de un espacio que los ayude a desarrollarse físico y mentalmente. 

Los sentidos son el conducto por el cual el cuerpo humano se relaciona con el entorno, y son estos los que sufren daños ante los estímulos impactantes del ambiente. Gradualmente esto se traduce en enfermedades que impactan los órganos internos. La relación entre cuerpo y mente puede llevar no solo a enfermedades físicas sino también psicológicas. 

Conocer las afectaciones que puede tener un mal diseño, nos ayuda a detectar las posibles causas y buscar las soluciones adecuadas con la finalidad de brindar espacios y confortables para nuestros clientes.  

Al malestar que se genera cuando las condiciones del ambiente que habitamos no es adecuado y produce incomodidades, se le conoce como estrés ambiental, concepto que engloba todos los estímulos del entorno que afectan al hombre, y que pueden provocarle reacciones fisiológicas y actitudinales para tratar de mitigarlos e intentar regresar al estado de homeostasis, por ejemplo, frío o calor excesivos, ruido intenso, contaminación del aire, etc

Tipos de confort 

Así que hecha esta pequeña introducción sobre lo que es el confort y cómo afecta a la salud, voy a hablarte de los diferentes tipos de confort que existen. Hasta ahora solo he hablado del confort térmico o higrotérmico que esta relacionado con la temperatura, pero hablaré más a detalle más adelante. 

Confort lumínico y visual

¿Alguna vez has intentado leer algún libro con el sol dando de lleno a la página en blanco? Si lo has hecho, posiblemente has sufrido deslumbramiento. Esa sensación de ver todo borroso o tener la vista muy cansada. Esta misma sensación la puedes tener cuando ves directamente la luz del sol sin ningúna protección. 

La intensidad de la luz es uno de los aspectos más importantes en el confort lumínico, ya que la falta o el exceso de la misma puede ocasionar cansancio visual o deslumbramiento. 

El Lux se usa para determinar la cantidad de luz proyectada sobre una superficie (un Lux equivale a un Lumen por metro cuadrado). El ojo humano puede percibir desde 0.1 lux que es la luz nocturna en presencia de luna llena, hasta 100,000 luxes en un día claro con luz solar brillante. Así que para alcanzar el confort visual es muy importante tener en consideración los siguientes puntos:

  • Los niveles mínimos de luxes que pueden estar establecidos por normativas locales e internacionales, de acuerdo a las actividades que se realizarán. Te dan un criterio sobre cómo debería ser la iluminación de ese espacio. 
  • El espacio no debe presentar reflejos.
  • El diseño de la iluminación no debe generar sombras sobre las áres de trabajo. 
  • Se debe elegir el tipo adecuado de luz; ya sea fría, cálida, etc. 

Confort acústico

Recuerdo en mi primer trabajo, el de la inmobiliaria para quienes leyeron mi artículo sobre la orientación, donde pasé trabajando cada día más de 12 horas con el sonido de la maquinaria. Si 12 horas, cosas de Latinoamérica y de muchos sitios explotadores. Pero el tema aquí es que ninguno de mis compañeros e incluso yo, eramos concientes del impacto negativo que tenía esto en nuestra salud auditiva. Total ignorancia que teníamos, nadie nos explicó que había algo llamado tapones. En México, nadie de mi familia los usaba, nadie de mi círculo social, así que desconocía de su existencia. Años después me detectaron que tenía  deficiencia de audición en mi oido derecho. Así que si trabajas en obra, te recomiendo encarecidamente que uses protección auditiva. 

El oido humano es capaz de escuchar un amplio rango de frecuencias, desde los 20hz hasta los 20kHz, es decir sonidos muy graves o muy agudos.

Es por eso, que  la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece límites sonoros tomando en cuenta la actividad, el momento del día y el tiempo de exposición al mismo. Cada país posee su normativa, así que es importante que la revises. 

Así que conociendo esto, lo que deberías de tomar en cuenta para lograr el confort acústico sería:

  • Revisar que el espacio este adecuado a los niveles sonoros. Por ejemplo en un dormitorio buscamos que estos sean bajos, para que la persona pueda dormir en un entorno saludable.
  • En sitios donde la comunicación o la propagación del sonido es importante como clases, conferencias, auditorios, etc, es importante se debe cuidar que no existan reverberaciones. 

Confort olfativo/gustativo

Cuando vivia en México, cada 1 de noviembre viajaba a casa de mis abuelos para festejar el día de muertos (creo que esta es la parte más dificil de vivir en Barcelona, perderme las fiestas familiares). Y lo recuerdo con especial cariño, porque tu entrabas por la puerta y olías el olor de los tamales en la estufa de leña, el chocolate caliente y la caja de pan de huevo que mi abuelo había comprado en el pueblo a las 7 de la mañana. Mis abuelos son de rancho, así que imaginate la bendición que tenía de comer todo natural y con un sabor increible. Ojala mis abuelos me duren mil años más. Pero a lo que me quiero referir aquí, es que en este caso el olor era agradable e inundaba toda la casa, pero lo mismo sucedía cuando cocinaban pescado o mi abuela se ponía a cocinar algo picante. En 1 minuto todos estabamos fuera de casa, riendonos, incluida mi abuela, de que no dejabamos de toser y tener los ojos llorosos por el picante. 

El olfato, es un mecanismo de protección frente a sustancias en el aire que puedan afectar internamente al organismo. Los vellos nasales ayudan a regular la temperatura del aire que respiramos, funcionan como un filtro de polvo, polen, esporas, bacterias, etc. 

Actualmente a este tipo de confort olfativo se le llamada calidad del aire interior, y hoy en día se esta trabajando arduamente en desarrollar normativa que ayude a establecer concentraciones adecuadas de sustancias nocivas que no representan un peligro para los usuarios. En especial los Compuestos Orgánicos Volátiles. Estaré hablando en mi blog sobre esto en breve. Así que te recomiendo suscribirte a mi Newsletter, para avisarte cuando este publicado. Solo enviaré un email una vez por mes. 

Pero aquí lo importante que debes considerar es:

  • Medir los niveles de CO2 en el ambiente
  • Cuidar que los espacios esten bien ventilados
  • Cuidar que los materiales que propones no sean tóxicos por contener COV o COps. 
  • Iré profundizando más en este tema conforme vaya escribiendo en mi blog. 

Confort térmico

Al inicio de este artículo te hablaba sobre el tema de la temperatura y te explicaba que había algo llamado confort térmico. ¿Sabes quien es el principal regulador de la temperatura de nuestro cuerpo? La piel. Y lo hace de dos maneras, cuando hace frío bloquea los poros para evitar que la temperatura escape. Si hace mucho frío produce movimientos involuntarios que es cuando titiritamos. 

En cambio cuando hace mucho calor, el diamétro de las venas aumentan, y trata de disipar el calor rapidamente a través de la apertura de los poros. La sudoración es otro proceso que permite la regulación de la temperatura. 

En resumen nuestro cuerpo es lo suficiente inteligente para mantener una temperatura constante entre los 36.5º y los 37.5ºC. Los límites de temperatura ambiente donde el humano puede vivir son -30ºC y los 60ºC. Si estamos expuestos durante mucho tiempo a estas temperaturas podemos morir. 

Pero sin ser alarmistas, el confort térmico se logra cuando las condiciones de temperatura y humedad se encuentran dentro de los límites que le permiten al cuerpo mantener una temperatura interna alrededor de los 37ºC.  

Por eso cuando diseñamos un espacio se debe tomar en consideración los siguientes aspectos para lograr el confort térmico:

  • La velocidad del viento
  • La radiación solar
  • La actividad metabólica del usuario.
  • Su vestimenta
  • Y lo más importante, la temperatura y humedad del lugar.

Muchos investigadores han intentado definir límites de confort térmico, en otro artículo hablaré más a detalle sobre esto. Pero aquí solo quería explicarte los tipos de confort que existen y cómo pueden impactar en tu proceso de diseño. 

Confort psicológico.

Dado que este punto es totalmente subjetivo es dificil determinar algunos parámetros. Pero por suerte tenemos a la neuroarquitectura, que poco a poco nos da información sobre este tema. Aquí lo importante es que el usuario perciba que esta en un espacio que es seguro, saludable y confortable e influyen temas como:

  • La funcionalidad
  • El acceso universal
  • La inclusión
  • Condiciones culturales
  • Operabilidad y adaptabilidad.
  • Belleza
  • Relación con el ambiente y biofilia

Espero te haya gustado este primer acercamiento al confort, el cuál es uno de los principales factores que vemos dentro de la arquitectura bioclimática. Si quieres seguir aprendiendo, no dudes a suscribirte a la Newsletter. 

Un abrazo,

Adaliz Sayago

Los siguientes contenidos complementan este artículo:

Página [tcb_pagination_current_page] de [tcb_pagination_total_pages]